CORREO DEL BLOG: PromoXVISanJulian@gmail.com
.............

Hombres de honor


Sábado 17 de octubre de 1998, mediodía, tomé un taxi desde la Universidad de Lima pues tenía un compromiso: "Mi primer partido con la selección del cole", el rival: Los Reyes Rojos.

Llegué caminando hacia la cancha número 2 aproximandome con mi mochila y puesto el buzo de mi querido colegio, el San Julián de Barranco. El partido iba 4 a cero en contra nuestra. El resultado final: un contundente 7 a 0, pero muy aparte del resultado, nos dejó una lección de vida: Nunca debemos rendirnos ante nada ni ante nadie.
Leer más/Ocultar[+/-]
El campeonato estaba próximo por comenzar, los ensayos y los preparativos se hacían cada vez más constantes. Yo, para variar, no iba al colegio; pero gracias a la performance del verano que tuve en compañía de Mitchell, quien hizo que perdiera el miedo a la cancha y entre a jugar, hizo que en aquel partido de práctica, jugando de volante por izquierda meta un gol desde fuera del área dejando boquiabiertos a todos los que se acercaron ese día al estado La Unión.

Llegó la convocatoria y grande fue la sorpresa al no verme dentro de los convocados. Ni de suplente del suplente. Mi puesto le fue encargado a un alumno nuevo, procedente del Santa Teresita. Sentí un profundo pesar, pues para muchos ese partido de práctica sirvió para demostrar que sí pude haber estado si quiera entre los convocados.

El grupo, denominado grupo de la muerte, fue el siguiente: (1) San Julián, (2) Los Reyes Rojos y (3) José María Eguren.

El primer choque fue con un 3 a 0 en favor del Eguren y desde ya, ponía en jaque nuestras aspiraciones de llegar a la siguiente etapa. Cabe señalar que sólo pasaban 2 equipos y el próximo rival contaba con jugadores como: Alexander Sánchez, Rinaldo Cruzado, Martín Tenemás, Paolo Guerrero, Wilmer Aguirre y Jefferson "la foquita" Farfán; es decir, un imposible. Aunque valgan verdades, ese hubiera sido parte del equipo de mi despedida como futbolista. Quizá, el de Mitchell también. El destino nos puso en oficinas en lugar de las canchas.

Dino, entrenador de nuestro equipo, decidió no presentarse. Mitchell, capitán del equipo, dicidió tomar la posta de entrenador y convocó gente. Yo me enteré de la noticia el día anterior. Al igual que otros convocados.

Sólo recuerdo algunas partes, creo que la emoción se apoderó de mí y no dejó que recordará con exactitud dicho día. Lo anecdótico fue la convocatoria. Gino y Renzo estuvieron el día anterior en un quinceañero, jugaron con resaca. Johann operado de apendicitis hace una semana atrás. Y así, fuimos de puerta en puerta convocando gente.

El día del partido llegó y yo recién entré en el segundo tiempo por un adolorido Johann. El partido iba en contra de nosotros pero ese segundo tiempo dijimos: Todo comienza de cero. Y así fue. Hubieron jugadas fuertes, "guapeos", roces, todo como en un partido de liga.

El día acabó y dije: "Pude jugar por la selección de mi colegio".

Colaboración de Carlos Arízaga Acasiete Promoción 98

1 Comentario:

Roberto Mayekawa dijo...

Se agradece el aporte de Carlos Arízaga que gentilmente comparte con nosotros el post que publica en su propio blog cuyo enlace indico

http://liberaldemente.blogspot.com/2008/03/hombres-de-honor.html

....y cómo quedó el partido contra los Reyes Rojos ?...

Roberto 75

Publicar un comentario